Saltar al contenido

Mirando el futuro con ilusión

Tenemos motivos para estar muy felices de haber materializado la llamada del XXII Capítulo General para “Caminar juntos como familia global” en la comunidad escolar Marista. Champagnat Global es una realidad marcada por el logro de unos hitos muy interesantes. Ahora nos corresponde seguir validando, desarrollando e impulsando el modelo de red que decidimos conjuntamente hace apenas un año.

El Hno. Carlos Alberto Rojas, Director del Secretariado de Educación y Evangelización, y el Hno. Omar Omede, Director Adjunto, fueron quienes por mandato del Consejo General dieron los primeros pasos para concretar el proyecto que hoy es Champagnat Global. A ellos, que han guiado y gestionado el proceso de construcción de la red, desde el primer minuto, les hemos querido preguntar qué aspectos consideran que son importantes para que esta criatura, de apenas un año, siga creciendo sana, robusta y enérgica. Aquí su respuesta:

Son muchos los retos que tenemos por delante, especialmente crear una cultura de interacción global. Este proceso, como con el ejemplo del bebé, no lo podemos forzar. Lo que estamos haciendo requiere un desarrollo que hay que alimentar y esperar el crecimiento que, en cada ser humano al igual que en las organizaciones, tiene momentos distintos.

De igual forma sentimos que en general vivimos un tanto desbordados por numerosos compromisos en el día a día de las escuelas. Champagnat Global no puede ser una carga más sino por el contrario una ayuda para desempeñar mejor nuestra misión. Tal vez de lo que se trata no es de hacer más cosas sino de hacer de manera diferente lo que ya adelantamos.

En este momento es clave definir la hoja de ruta para los tres próximos años de CHAMPAGNAT GLOBAL y pensamos en algunos indicadores importantes para tener en cuenta en nuestro itinerario:

Conseguir que Champagnat Global sea conocido en la comunidad escolar y se posicione como una herramienta valiosa a la hora de añadir valor a la misión Marista.

Mantener una conexión constante con las diferentes redes de misión y estructuras regionales y globales, impulsando el modelo colaborativo que se ha venido fomentando durante el diseño y lanzamiento de Champagnat Global.

Seguir validando el modelo de red y adaptando las soluciones tecnológicas a las necesidades reales de la comunidad escolar global.

Gestionar la transición de un proyecto de red a una estructura organizativa que requiere de un modelo de gestión y un marco normativo.

Champagnat Global es un idea fresca, novedosa, llena de energía para el Instituto y su porvenir es ilusionante. Cuando hablamos con educadores y grupos de jóvenes acerca de la Red Global de Escuelas, hay entusiasmo e ilusión por formar parte. Esta es una red que pertenece a todos y requiere de cuidado y dedicación. Hagamos juntos realidad aquello de que: Champagnat Global es el lugar al que todos pertenecemos.”